España y Colombia estrechan sus lazos en plena crisis del COVID-19

 

España y Colombia no están dispuestos a que la pandemia del coronavirus agüe la fiesta del excelente marco de relaciones económicas y comerciales que han crecido de modo exponencial en los últimos años en beneficio de ambas partes. Este martes, el Gobierno colombiano refrendó que España es su socio estratégico en Europa, lo que avalan los 2.418 millones de dólares que España invirtió en el país latinoamericano en 2019.

De ello se habló en la Mesa Redonda Virtual ‘Colombia frente al COVID-19: Oportunidades de negocio postcrisis’, que, organizada por la Cámara de Comercio de Madrid, Industria y Servicios de Madrid en colaboración con Procolombia, Invest in Bogota y la Cámara de Comercio de Bogotá, reunió a más de doscientos empresarios, quienes tuvieron la ocasión de conocer de primera mano la actual situación de aquel país, así como las optimistas previsiones de crecimiento, en particular, en 2021.

Ángel Asensio, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, afirmó que la situación postcovid “dependerá de cuándo y cuántos salgamos adelante. Lo que sí está claro”, advirtió, “es que después de esta crisis sanitaria vamos a ir a un mundo mucho más digital y más competititivo, donde la eficiencia en la gestión será un elemento fundamental, junto a la internacionalización de las empresas”.

En este contexto, el ministro de Industria, Comercio y Turismo de Colombia, José Manuel Restrepo, fue más lejos y puso el acento en el “carácter resiliente del colombiano” y en la seguridad y confianza de que “las oportunidades van a salir”.

Porque, avisó el ministro colombiano, aunque frente al coronavirus hay que adoptar todas las medidas pertinentes para preservar la salud por encima de todo, no hay que olvidar que “sin vida no hay economía, pero ojo, sin economía tampoco habrá vida”. En este sentido, se han adoptado protocolos de bioseguridad que los empresarios deben seguir con mucho cuidado con el fin de hacer viable un restablecimiento de la economía, pero sin que poner en riesgo a nadie.

Además, apostó por la “flexibilidad laboral” para que, por ejemplo, los servicios de transporte no se colapsen y multipliquen los riesgos. “Es un momento para reforzar cadenas de seguridad alimentaria, seguridad energética, fortalecer toda la estrategia de construcción de infraestructuras y de viviendas, de potenciar a la micro y la mediana empresa”.

Ahora bien, el titular colombiano de Industria, aunque la aspiración del Gobierno es que el comercio sea cada vez más más multilateral que proteccionista, admitió que lo más probable es que en esta primera etapa del poscovid “esto último sea lo predominante”.

Como colofón de su intervención, el ministro colombiano subrayó que esta crisis, más que nunca, “es el momento de potenciar el emprendimiento, de introducir la digitalización en las empresas y de fomentar, como nunca antes, la industria tecnológica”. Teniendo en cuenta, eso sí, que habrá que hacer los mayores esfuerzos por aliviar la previsión de desempleo, preocupación que Colombia comparte con España. Juan Gabriel Pérez, director ejecutivo de Invest in Bogotá, manifestó su esperanza en “ir mitigando la tasa de desempleo que pueda alcanzar el 18%”.

Aplaudió el marco de relaciones entre ambos países el consejero de Economía y Competitividad de la Comunidad de Madrid, Manuel Giménez, quien recordó que la capital española, en su condición de motor de la economía en España, es el referente al mismo tiempo para Colombia.

Nada discutible. Es más, la embajadora de Colombia en España, Carolina Barco, se apresuró a recordar que España es “nuestro socio estratégico en Europa, al tiempo que se felicitó porque en su país, Colombia, operan más de 500 empresas. Su colega en Bogotá, Pablo Gómez Olea, embajador de España en Colombia, incidió en la importancia de promover una economía “más colaboracionista y menos proteccionista”.

Por su parte, Flavia Santoro, presidenta de Procolombia, no pudo por menos que expresar su satisfacción por el interés de España en su país, en el que invirtió en 2019 un total de 2.418 millones de euros. “Los pronósticos para Colombia siguen siendo los mejores”, dijo, ratificando el reciente anuncio de su presidente, Iván Duque, de que Colombia crecería en torno al 3,4% en el periodo 2020/2021.

Todo eso sin olvidar los esfuerzos que hará Colombia por atraer turismo en lo que queda de año, a pesar de las actuales restricciones a la movilidad y el temor de las personas. El 2019 fue un año histórico para el turismo, con la llegada de 4,5 millones de visitantes, un 3% más que en 2018. No se repetirán estas cifras en 2021, pero se hará lo imposible por evitar lo peor.

 

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups