El DAX40 experimenta una caída temprana: ¿Volverá a su cauce?

Rate this post

La confianza de los inversores en Alemania ha caído, y así lleva siendo desde hace algún tiempo. Las pérdidas en Wall Street es una variable importante, la inflación y la guerra en la vieja Europa también lo son.

Si en algún lado se ven reflejados estos movimientos es en el Dax40, que representa a la Bolsa de Frankfurt y que lleva desde mediados de año sin mostrar grandes esperanzas, lo que hace que sean ya muchos los que se pregunten qué pasará en los próximos meses. No es fácil aventurarse a dar pronósticos, pero algunas claves ya se vislumbran en el horizonte.

La confianza inversora

La cautela está imperando desde hace meses en toda Europa, el Ibex 35 o la Bolsa de Londres también dan muestra de ello. La pregunta que surge es ¿hasta cuándo? ¿En qué momento las aguas volverán a su cauce?

Según varios profesionales, se espera que a principios de año la confianza inversora vuelva. No obstante, no es fácil saber si lo hará en todos los sectores o solo en algunos.

Desde que comenzó la pandemia de la COVID-19, las farmacéuticas han permanecido imbatibles, pero ¿seguirán así el año que viene?

Lo que se está viendo en estos últimos meses es que las subidas que hay son mínimas, aun así las hay. Fabricantes de automóviles, bancos y productores de gases industriales han mostrado que no siempre se cae.

Lo que anticipa la Bolsa de Frankfurt

Si por algo es importante la Bola de Frankfurt es por su poder visionario. Si el Dax40 no va bien, Europa no va bien. La carencia de combustibles es un problema real y persistente que se hace notar sobre todo en países de Europa central con inviernos fríos y en los sectores tan básicos como el de la alimentación.

A pesar de que los golpes son escalonados, nadie ha pasado por alto que no paran de sucederse. Seguramente si la guerra tuviera ya una fecha de finalización todo sería más fácil, pero lo cierto es que aún no se habla del punto y final entre Rusia y Ucrania.

Ya en abril los sindicatos advirtieron al gobierno alemán sobre lo que supondría el embargo del gas. Han pasado los meses y se ha demostrado que efectivamente tenían razón.

La dependencia de las fuentes de energía es un problema que claramente debe terminar, pero ¿cómo? Si se consiguiera responder a esa pregunta quizá la Bolsa de Frankfurt comenzaría el año con más fuerza y mejores previsiones.

Posible recesión en la Eurozona

El aumento de los costes energéticos afecta a todos los estratos del tejido empresarial, por eso se espera que las condiciones laborales empeoren en los próximos meses. No solo en Alemania sino en toda la Eurozona. El deterioro del país es un hecho y quitando los meses más duros de la pandemia, los momentos clave de la IGM y de la IIGM y en el 2008 y el 2013 Alemania no se había enfrentado a este panorama.

Si las condiciones laborales empeoran, los consumidores mantendrán, presumiblemente, una actitud más conservadora, lo que supone, menos inversiones y un menor movimiento de la economía.

Conclusión

Los próximos meses serán claves para la mayoría de los países, especialmente en Europa. Con una guerra en su territorio nada podrá avanzar si no se pone remedio a una situación con un final difuso.

Alemania se encuentra entre los 15 países más ricos del continente, pero cada año su puesto peligra. El octavo país más grande de Europa busca medidas urgentes para seguir creciendo. No está acostumbrado a perder y las caídas no le sientan bien, mucho menos cuando éstas se han acelerado en los últimos meses.

La presidenta del Banco Central Europeo, también adelantó cuando acabó el verano que los meses boyantes con una Europa llena de turistas habían llegado a su fin.

Nuevo día, nuevas esperanzas parecen decir los inversores, con ganas de que el pasado vuelva a ser presente.