Los autónomos pierden 60.000 millones de euros en 2020

A menos de un mes y con la vista puesta en las navidades, con el toque de queda nocturno, con confinamientos, cierres perimetrales y un aumento de las restricciones a la hostelería, ocio y comercio en prácticamente toda España, las respuestas del barómetro de la Federación de Autónomos ATA reflejan la “complicadísima” situación que están atravesando a lo largo de este año. Así, los autónomos han perdido 60.000 millones de euros en esta pandemia. Es más, el 28,8% de los autónomos encuestados por ATA declara sufrir unas pérdidas superiores a 30.000 euros. 

Este es uno de los principales resultados que se extraen de una encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos ATA a autónomos entre el 20 y 24 de noviembre sobre la previsión que tienen respecto a sus negocios y la valoración que hacen de estos meses de pandemia. 

Se avecina un desastre para autónomos, empresas y trabajadores si no se acompaña de un plan urgente de medidas económicas. 2020 ha sido un año horrible para miles de autónomos que han tenido que reducir sus plantillas, tener pérdidas de las cuales no saben si se va a recuperar y en ocasiones tener que echar el cierre en la ruina más absoluta. Se hace urgente establecer desde ya un plan de emergencia, y con vistas a unos meses muy complicados, que prorrogue las ayudas existentes hasta el 31 de mayo de 2021, facilite la liquidez e impulse el consumo y la demanda con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas y autónomos y por ende la destrucción de empleo”, ha remarcado el presidente de ATA, Lorenzo Amor en la rueda de prensa de presentación del Barómetro.

Actualmente, tres de cada cuatro autónomos tienen algún tipo de restricciones en su negocio. En torno al 20% de los autónomos encuestados, el 19,3% concretamente, lo que extrapolado al total del colectivo estaríamos hablando de casi 620.000 autónomos tienen sus negocios y/o actividades cerradas en estos momentos, de los que el 4,1% asegura llevar con su negocio cerrado desde el pasado mes de marzo. Además, un 56,5% afirma que, aunque ha abierto, está funcionando al 50%. 

Únicamente el 15,7% de los autónomos encuestados desde ATA asegura que está abierto y funcionando con total normalidad y un 3% reconoce estar funcionando incluso mejor que antes de la pandemia. 

Los resultados muestran un abrumador 84,9% de los autónomos aseguran que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a la del año anterior y para la mitad de ellos, la caída ha sido superior al 60%. El 9,7% asegura que se ha mantenido y hay un 3,2% que considera que su facturación a pesar de todo ha aumentado.

Si nos detenemos en los que aseguran que ha aumentado su facturación (3,2% de los encuestados) se puede afirmar que este incremento ha sido para la mayoría (61,2%) un incremento entre un 10 y un 20% de su facturación con respecto a la del año anterior. El 16,7% de ese 3,2% de autónomos que asegura que su negocio va mejor ahora que el año pasado ha incrementado la facturación en más de un 60%.

Mucho más complicada está siendo la situación para ese 84,9% que asegura que su facturación se ha visto reducida en lo que llevamos de año. Especialmente para un 6,4% de los autónomos que no está ingresando nada. 

El 52,8% de los autónomos han visto reducida su facturación comparado con el año pasado en un 60% o más, lo que en términos absolutos y extrapolando al total del colectivo, 1.700.000 autónomos afirman que su actividad ha caído más de un 60%

La morosidad continúa siendo un importante problema para muchos autónomos. En este barómetro uno de cada tres autónomos nos asegura que la sufren (el 34,3%), de los que 17,7% hablan de morosidad por parte de empresas privadas exclusivamente. Un 59,7% de los autónomos encuestados desde ATA aseguran no verse en este momento afectado por la morosidad.

La segunda parte de la encuesta analiza las medidas aplicadas para intentar paliar esa bajada de facturación que han tenido la mayoría de los autónomos. El 16,4% de los autónomos encuestados, en torno a 500.000 autónomos han solicitado el cese de actividad extraordinario en octubre. Por el contrario, siete de cada diez autónomos encuestados, el 70,5% afirma no haber solicitado el cese de actividad extraordinario que entró en vigor el pasado 1 de octubre.  

La necesidad de poner en marcha estas prestaciones para autónomos se hace evidente al ver las respuestas del colectivo. Así, tres de cada cuatro autónomos, el 73,5%, consideran imprescindible la puesta en marcha del cese de actividad, tanto ordinario como extraordinario, para poder seguir adelante con su negocio. El 17,6% no considera necesario el poder acceder a ninguna prestación para la continuidad de su negocio.

Otra de las posibles soluciones, en este caso para obtener liquidez en los autónomos es la solicitud de financiación, generalmente créditos y específicamente ICOs. Consultados los autónomos en este aspecto, hay unos 400.000 autónomos que necesitan financiación en este momento: el 13% de los autónomos encuestados asegura que no ha solicitado financiación pero que lo tendrá que hacer en breve. 

Además, un tercio de los autónomos, el 42,8%, ha solicitado algún tipo de financiación, ya sea a través del ICO o privada, lo que extrapolado al conjunto del colectivo estaríamos hablando de un millón de autónomos, de los que al 20,1% éste le ha sido concedido sin problemas, al 10,4% se la han concedido, pero por un importe inferior al inicialmente solicitado y un 3,4% está pendiente de respuesta. Y el 8,9% señala que ha solicitado financiación, pero ésta le ha sido denegada. Frente a estos datos, el 39,7% de los autónomos señala que no ha considerado necesario solicitar financiación.   

Una parte importante de los gastos fijos que tienen los autónomos son los salarios y cotizaciones de sus empleados. El 44,8% de los autónomos que tienen trabajadores afirma que ha solicitado un ERTE o tiene previsto hacerlo para poder seguir con su actividad, de los que el 23,4% asegura que ha realizado el ERTE el 100% de su plantilla.  

El 38% de los autónomos encuestados por ATA afirma que a pesar de toda esta situación mantiene al 100% de la plantilla. El 14,4% de los autónomos con trabajadores a su cargo señala que se ha visto obligado a despedir. Es decir, del 1,5 millones de autónomos que tienen trabajadores a su cargo, unos 200.000 se han visto abocados a realizar algún tipo de despido. 

De los autónomos que han afirmado haber tenido que solicitar un ERTE, sólo uno de cada cinco, el 21,4%, ha incorporado a todos los trabajadores tras el ERTEUn 31% de los autónomos ha incorporado a algún trabajador pero no a todos.

Respecto al mantenimiento de la plantilla tras los seis meses de incorporación el primer trabajador, el 66,6% de los autónomos con trabajadores que han contestado este octavo Barómetro de ATA especial por la pandemia de la Covid19 dudan de poder mantener a todos sus empleados seis meses tras la primera incorporación del ERTE. El 15,5% de los autónomos considera que sí podrá mantener toda su plantilla. 

Otro de los problemas a los que se enfrentan ese 66,6% que afirmaba en la anterior pregunta que no iba a poder mantener toda la plantilla, es a hacer frente a los gastos que conlleva el despido de dichos trabajadores. Así, uno de cada tres autónomos – concretamente el 35,7% – afirma que si tuviera que hacer frente al despido de alguno de sus trabajadores no tendría la liquidez suficiente para poder finiquitar dichas contrataciones. El 52,9% de los autónomos encuestados afirma que sí dispone de esa liquidez para poder hacer frente al despido de algún trabajador.

Finalmente, tres de cada cuatro autónomos encuestados, el 76,8%, consideran fundamental para la continuidad de sus negocios en este momento mantener los ERTES.

La encuesta recibió 2.135 respuestas dándose por válidas 2.040, comprobando que se cumplen los extractos representativos por comunidad autónoma y sector, así como el margen de error válido, ya que 2.040 cuestionarios validados para una población finita de 3.266.427 (número de afiliados al RETA en octubre 2020, datos medios) y a nivel de confianza de 95%, el margen de error de +/-2,17%, teniendo en cuenta la heterogeneidad del colectivo (pq 0,50).

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups