Los sindicatos apuestan por un cambio de modelo productivo, priorizando la industria

Los sindicatos CCOO y UGT no denostan el sector del turismo. Imposible hacerlo cuando supone un referente de la actividad económica española, incluso un salvavidas al cierre de cada ejercicio. Pero entienden que el desarrollo del país no puede dejarse al albur de un solo sector. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, lo tiene claro: “España necesita un cambio de modelo productivo, donde la industria tome mayor peso, porque ello genera empleo más indefinido, de más calidad y con salarios más elevados”.

Esto trasladó este jueves durante su intervención en Nueva Economía Fórum online, evento que compartió con Unai Sordo, secretario general de CCOO, quien,  por su parte, puso el acento en los ERTE como poco menos que una solución mágica que ha impedido -que impide- el despido masivo de trabajadores como consecuencia del parón económico.

También para el líder de la UGT los ERTE son “un instrumento de primera magnitud”, cuyo objetivo, recordó, es “servir de puente para que en esta situación la actividad de casi medio millón de empresas y de 4 millones de trabajadores pueda recuperarse cuando se reanude la actividad”.

En este sentido, Álvarez significó que “es fundamental que seamos capaces de adaptarnos” a la situación actual, porque, de lo contrario, “ese esfuerzo sería baldío”. Y, en este punto, a su juicio, “el Gobierno debe saber que no se trata de escatimar recursos”. Porque “nos jugamos las empresas y los puestos de trabajo”, lo que explica, opinó, la necesidad de “cerrar un acuerdo con la patronal para soluciones conjuntas”, pues “si no recuperamos la economía no podemos recuperar los puestos de trabajo”.

Unai Sordo recordó que los ERTE son una propuesta sindical y evaluó que la recuperación va a ser “muy paulatina” y que los ERTE se tienen que “acomodar a esta nueva realidad, la de que las plantillas se van a incorporar de forma paulatina”, tanto en función de la evolución de la pandemia como también de la demanda.

En este contexto, Sordo avisó que la reactivación de la economía parcial “va a tener herramientas para evitar despidos”, en referencia a los ERTE, sobre cuya base giró lo que considera el mantra de la recuperación sin que ello suponga un coste en pérdida de empleos y desasistencia social. No en vano, recordó, “la destrucción del empleo en abril hubiera sido infinitamente mayor de no haber tomado medidas como los ERTE”.

La negociación, un puente hacia la seguridad 

Pepe Álvarez explicó que con la CEOE y Cepyme, los sindicatos están en proceso de negociación “en el que no tenemos grandes diferencias”, aseguró. “Creo que el objetivo sindical y patronal en estos momentos es mantener la actividad productiva en España y para eso es imprescindible que las empresas deshibernen, que se permita la plena incorporación de los trabajadores afectados por un ERTE”.

En este punto, sostiene que el Gobierno “debe ser plenamente consciente de que hay que acabar con este proceso (de ERTE) reincorporando a los trabajadores”. Porque, advirtió, “si se pretende ahorrar dinero con los ERTE por parte del Gobierno, será más caro y se pagará en desempleo”.

Agregó Unai Sordo que “a nadie se le escape que la mayoría de empresas acogidas a un ERTE son reducidísimas”, es decir, pequeñas y medianas empresas, que “por primera vez han visto la importrancia de acogerse a un ERTE”, cuando antes solucionaban un revés con el despido. Sin olvidar que esas pymes generan el 60% del empleo en España.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups