Mia Nelson: paradigma de sostenibilidad en el calzado

La Real Academia define veganismo como la “actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal”. En Wikipedia leemos que el veganismo o vegetarianismo estricto es “la abstención del uso de productos y servicios de origen animal, ya sea para alimentación, vestimenta, medicamentos, cosméticos, transporte, experimentación, ayuda en el trabajo o entretenimiento, a excepción en este último caso de los animales de compañía”.

Feo quedaríamos si usamos el dicho de ‘blanco y en botella’, pues ya sabemos que es leche, y la leche es de origen animal, pero nunca más a cuento en este caso. Porque es más que clara y meridiana la filosofía empresarial que mueve a Mia Nelson, una empresa que fabrica en Elche, ‘patria del calzado’, y fundada por dos emprendedores de Albacete que creen firmemente que es posible crear y fabricar productos veganos, es decir, “sin componentes de origen animal”.

Su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad llega al punto de que hasta las cajas de cartón que envuelven sus productos son reciclables: no podía ser menos, claro está. Un calzado vegano: “Somos cruelty free 100%”, eslogan que no deja lugar a dudas de su apuesta por el movimiento por los derechos de los animales.

La apuesta emprendedora es, desde luego, innovadora, y valiente, en un momento en el que España se enfrenta a una crisis como pocas en décadas, y en particular a la casi secular crisis del sector del calzado, que tiene en Elche y en Elda sus principales bastiones heridos por la producción más económica de países como China.

“Las zapatillas Mia Nelson son veganas y no utilizamos ningún material que contenga derivados de los animales”, explica a TodoStartups Juan Carlos Escobar, uno de sus fundadores, quien subraya, además, que “tiene un concepto nuevo en la moda: romper con la tradición zapatera de asociar el calzado femenino con lazos, flores, lunares, etc., para por fin relacionar a la mujer con objetos modernos, como un ordenador”. Tanto es así que la primera colección de Mía Nelson se llama PC y lleva dibujado precisamente un ordenador en cada zapatilla.

Y para los más puristas, que sepan que estos fabricantes utilizan el maíz como uno de los componentes de sus sneakers. Vegano y en botella.

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups