ONCE Innova busca emprendedores y startups que mejoren la vida de personas con discapacidad

La ONCE ha lanzado una convocatoria para emprendedores especialmente comprometidos con la sociedad, incluyendo emprendedores digitales y startups tecnológicas, que contribuyan a facilitar tanto la vida profesional como la vida cotidiana de personas ciegas y discapacitadas. ONCE Innova va dirigida, no solo al emprendimiento social, sino a todos aquellos proyectos que aporten soluciones accesibles y abiertas.

Un coloquio formado por Cristian Sáinz de Marles, CIO de ONCE;  Ignacio Villoch, Open Innovation Senior Ecosystem Builder de BBVA, y Alejandro de León, fundador de Microwd Inversiones, aportó las bases fundamentales para la gestión de esta nueva transformación y el camino hacia dónde se dirige la innovación social.

Ignacio Villoch argumentó en el nuevo Open Space de BBVA que lleva trabajando en innovación y emprendimiento abierta muchos años y que se han dado cuenta de que “la sociedad está sufriendo una transformación no solo tecnológica sino cultural y económica en cuanto a emprendimiento, donde ahora se construyen molinos en vez de muros”.

La innovación social, según Villoch, “a veces adquiere un mayor valor y no tanto un aumento económico”. Esto se traduce en que la inversión o el retorno no es el más favorable económicamente hablando, aunque se buscan soluciones tangibles para tener un área de convergencia explicable. El avance actual es óptimo y dulce para la impulsión de pequeñas ideas innovadoras que hagan la vida más fácil. Además, Villoch señaló que “estamos en un momento en el que lo viejo aún funciona y lo nuevo aún no acaba de funcionar del todo”.

El mundo de la inclusión financiera, desde el punto de vista social, ha hecho que millones de personas accedan a pagos sin pasar por un banco. La nueva tecnología permite pagos por móvil utilizando aplicaciones, que dejan de lado a los bancos y las tarjetas bancarias y desechan el efectivo. El pago virtual ayuda a no destruir las transacciones, y así todo queda digitalizado, aportando un crecimiento de valor importante. Además, bancarizar ha nacido como nuevo método bancario, el cual, permite un uso tanto de ahorro como de crédito accesible en cualquier momento, y así no tener que depender de una licencia bancaria.

Los procesos de transformación, por parte de recursos humanos o por la tecnología, han revolucionado en lo que a inclusión se refiere, puesto que la tecnología ayuda a salvar ciertos baches que son favorables para las personas con discapacidad. Ahora, ONCE Innova abre esta convocatoria para poner en marcha emprendedores y startups que favorezcan esta inclusión, pues, tal y como apuntó Cristian Sáinz,  “nosotros también tenemos que adaptarnos a esta nueva forma de trabajar y la corriente de la sociedad”, puesto que la sociedad avanza a nivel mundial para todas las personas.

ONCE cumple 81 años y cuenta en España con más de 90.000 personas entre afiliados y trabajadores y muchos procesos a nivel mundial para personas ciegas y con discapacidad. Actualmente, su objetivo es captar soluciones y talento tangibles con productos que se implanten en la organización en un período de tiempo corto y con una perspectiva de futuro a largo plazo sumado a una base fuerte para ello.

Alejandro de León declaró que “casi todas la empresas están ligadas a la base social”. Su empresa, Microwd, se dedica a financiar a mujeres en países como Perú, México y Nicaragua, para impulsar sus negocios como emprendedoras. El 90% de estas mujeres tiene whatsapp como herramienta para hacer negocio que les ayuda a mejorar sus ingresos y márgenes de sus negocios, lo que lleva a beneficiarse más rápidamente. Al final, las oportunidades que les da la tecnología o los datos, es un beneficio para llegar a lo alto de su negocio empresarial.

La clave de esta rapidez tecnológica, según reafirmó Alejandro, “es el ingenio de Whatsapp, Google Drive o Skype, a quienes se les puede llamar emprendedores sociales, puesto que nacieron para colaborar en una simbiosis y crecer”. Por esta razón, hay una línea muy fina entre emprendedores y emprendedores sociales. La cuestión es ver las ideas o proyectos como producto financiero y empoderarlo para competir con otros que ya están en el mercado.

La convocatoria ONCE Innova estará abierta hasta el 31 de enero de 2020 y ya cuenta con más de 12 preinscripciones. La base es una solución práctica con proyectos que tengan un modelo de negocio asentado en el mundo real y no ideas intangibles. Se pueden consultar las bases en el siguiente enlace: https://www.once.es/Comprometidos/once-innova.