País Vasco acuerda con la ONU desarrollar la economía circular

El Palacio Euskalduna de Bilbao acoge desde este miércoles una de las principales citas sobre economía circular y ecodiseño de Europa, el Basque Ecodesign Meeting (BEM 2020), que arranca con la firma del acuerdo entre ONU Medio Ambiente y el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, a través de su sociedad pública Ihobe, que organiza el encuentro junto con el Basque Ecodesign Center.

Con este acuerdo, Euskadi se convierte en el primer gobierno regional en sumarse a la Iniciativa de Ciclo de Vida, una estrategia internacional impulsada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente para compartir conocimiento experto de la que ya forman parte los gobiernos de Argentina, Chile, Francia, Alemania, Italia, Japón, Malasia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia y Estados Unidos, además de la Comisión Europea, según un comunicado.

El objetivo de la iniciativa es crear una red global sobre análisis de ciclo de vida de los productos, la denominada GLAD (Global Life Cycle Assesment Data Access, por sus siglas en inglés), que busca lograr una mejor accesibilidad e interoperabilidad de los datos. La red estará integrada por bases de datos (nodos) que proporcionarán a las personas usuarias acceso a los conjuntos de datos del inventario del ciclo de vida de los diferentes participantes.

Así pues, GLAD apoyará la evaluación del ciclo vital mediante un acceso más fácil a las fuentes de datos en todo el mundo, apoyando especialmente a los países en desarrollo en su camino hacia la economía circular y el ecodiseño.

La iniciativa profundiza en el conocimiento del concepto del ciclo de vida para mejorar las decisiones públicas y privadas en materia de productos, tecnologías, estilos de vida y economía en general. Esta manera de repensar la producción y el consumo trata de analizar los impactos medioambientales, sociales y económicos de un producto durante todo su ciclo de vida, desde su creación hasta su reutilización o destrucción.

Esta iniciativa de ciclo de vida, a la que se suma el Gobierno Vasco, aspira a aplicar este enfoque en 15 países y 30 empresas antes de 2022, así como formar a 2.500 personas que toman decisiones en el terreno público y en el privado e interconectar con todos el conocimiento en esta materia, generando estándares y consensos en torno a ella.

Incide en decisiones concretas: tener conciencia de que nuestras preferencias no están aisladas sino que forman parte de un sistema más amplio; tomar decisiones pensando en el largo plazo y considerar todas las cuestiones ambientales y sociales pertinentes; y mejorar sistemas completos en lugar de partes de los sistemas al evitar decisiones que solucionan un problema ambiental pero causan otro.

La iniciativa se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en los Acuerdos de París, “para sumar esfuerzos y avanzar más rápido y de manera más eficiente”, subrayan los representantes de ambas instituciones, la responsable de la Unidad de Consumo y Producción Sostenibles de ONU Medio Ambiente, Elisa Tonda, y el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola.