Pura Mente, la startup que busca que “la meditación sea algo tan habitual como ir al gimnasio”

5/5 - (1 voto)

Pura Mente es una startup que busca democratizar el acceso a la meditación y elevar la calidad y cuidado de la mente, tal como señalan desde el equipo de trabajo. Sobre ello conversamos con Martín Becerra, quien es el CEO de la startup.

¿Cómo han sido los inicios de Pura Mente y cómo llevaron de una idea a una startup?

Todo comenzó tras su primer retiro de silencio de tradición Vipassana en donde aprendió los principios fundamentales del mindfulness. Conocer de raíz una práctica que se enseña hace miles de años a través del vínculo entre maestro y discípulo fue una experiencia muy reveladora.

Sin embargo, su primer acercamiento a la meditación fue, un poco antes, a través del propio mundo de las apps, lo que lo llevó a darse cuenta que solo había contenido de calidad en inglés. Fue justamente tras el retiro de la tradición Vipassana que surgieron las ganas de expandir esos conocimientos y enseñar la práctica meditativa a través de una herramienta simple y accesible para el mundo latino americano y hispano.

Martínl ya había trabajado en el rubro de la tecnología. Inició con su hermano Nahuel Becerra y con ayuda de Juan Hardoy hace de Pura Mente un proyecto sólido que se elevó a la estructura de startup.

El sector de la salud mental ha ido en crescendo cada vez más y sobre todo con catalizador la pandemia, ¿cómo fue el proceso de pandemia y qué aprendieron durante ello? ¿Cómo las personas cada vez más adquieren el hábito o la rutina de preocuparse por la salud mental?

La pandemia comenzó al año de empezada la app. Sin embargo, lo vivieron como un catalizador para el crecimiento del producto. Surgieron dificultades y miedos en la vida diaria de las personas que antes no existían, así como también se hizo visible la dificultad de acceder a ayuda. Fue una oportunidad de movilizarnos.

Diferenciamos dos tipos de usuarios: quienes tienen una situación importante personal como no poder dormir, exceso de estrés, etc. y quienes ya se encuentran desarrollando hábitos saludables en su vida y queriendo incorporar de forma más habitual la meditación.

¿Cómo lograr “democratizar el acceso a meditación? ¿Cuáles han sido las claves para ello? ¿Qué retos o desafíos presenta crear una startup en el sector de la salud?

Fue necesario derribar algunos mitos vinculados a la meditación para lograr “democratizarla”, dado que no se trata de una actividad innata de la cultura occidental. La realidad es que meditar no tiene que ver con algo espiritual ni religioso, se trata más bien de una forma de vivir la vida, que es más plena y pacífica.

La incorporación de la práctica es muy paso a paso. Es importante no poner objetivos muy altos de entrada. Con 10 minutos diarios al principio está más que bien.

Notamos que la meditación es cada vez una práctica más común y creemos que a futuro será algo tan habitual como ir al gimnasio. Entendiendo que el entrenamiento de la mente y del cuerpo son igual de importantes. El nombre “Pura Mente” surge justamente de la idea de gestionar mejor la mente de uno mismo.

Los retos del sector salud son conseguir inversores, ya que los inversores suelen estar más enfocados en el mundo fintech. A su vez, hay un reto regional: Todavía no es prioridad el bienestar en empresas en Latinoamérica con respecto a otras zonas, si bien sí se ve una tendencia.

Pura Mente ha cerrado recientemente una ronda de inversión sobre los 1.3 millones de dólares, ¿cómo han llegado y cómo se han preparado para este momento? ¿Qué consejos pueden ofrecer a un equipo que esté en busca de levantar capital?

Fue la segunda ronda que levantamos. En el mundo del venture capital es importante conocer y familiarizarse. El fundador de cualquier empresa que busque inversores probablemente va a estar dedicado a eso de forma exclusiva, en un proceso que podrá demorar de 2 meses a 6 meses.

Idealmente serían 3. Se trata de un proceso de venta sistemático, hay que salir a investigar y contactar muchísimos fondos y gente de todas las categorías. Hemos tenido hasta 80 reuniones con inversores, que es el estándar de cualquier startup. Hay que ir validando la propuesta, el pitch.

Lo que más nos ayudó fue ser apoyados y acompañados por inversores que nos aceleraron y nos hicieron entrar en ese proceso, como Newtopia

Han pasado por StartupChile y 500 Startups, ¿qué puntos fundamentales se han llevado de cada etapa?

Los puntos fundamentales fueron unir al equipo, hacernos sintonizar con los mismos objetivos y entrar en un ritmo de trabajo que ayuda mucho en los inicios. También nos dio muchos conocimientos del ecosistema de argentina

Pura Mente fue la primera incorporación plenamente remota tanto de Start Up Chile como de 500, lo cual nos dio un beneficio enorme.

¿Cómo valora el ecosistema startapero en Argentina?

Newtopia está haciendo algo muy grande para el ecosistema de Argentina y Latam esta por muy buen camino.