¿Qué tiene en común el barco del futuro con el avión?

Una nueva empresa ha presentado su propuesta en la construcción de embarcaciones, la cual integra velas rígidas. Toda una novedad que sin duda puede marcar los barcos del futuro. Y la gran noticia es que se fabricarán en España.

El sistema se presentó en la Cumbre del Clima de Katowice en Polonia, y cabe destacar que gracias a las medidas de estas nuevas velas rígidas se podrán impulsar embarcaciones de gran tamaño, reduciendo así la polución y el consumo de combustible en cargueros industriales en hasta un 40%. Estas velas rígidas tienen un sistema similar a las alas de un avión, y pueden plegarse completamente al nivel de la cubierta. 

Todo tipo de embarcaciones podrán disfrutar de esta novedad

La vela rígida puede ser instalada en muchos tipos de embarcación: petroleros, embarcaciones de pesca y de pasajeros, buques mercantes, etc. Además, permite aprovechar el viento para utilizar menos el motor y de este modo ahorrar en combustible. Toda vez que el transporte se abarata y ayuda a reducir emisiones contaminantes.

De este modo, los grandes cargueros, que producen una contaminación importante al emitir el 3% de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera cada año, pueden tener un uso más sostenible. 

Esta nueva vela y la reducción de gases contaminante que permite ha hecho que la empresa que ha lanzado la propuesta gane el premio de la Fundación Princesa de Girona, y el certificado “Solar Impulse”, certificación que supone que la compañía promueve el respeto por el medio ambiente y la rentabilidad de esta tecnología. Este diseño de barcos con alas rígidas comenzará a ser fabricado en España, dando lugar a un nuevo modelo de barco para el futuro. 

¿Por qué merece la pena plantearse alquilar un barco? 

A pesar de que no cabe duda de que los barcos del futuro serán realmente espectaculares, empresas de alquiler de barco como Nautal hacen que esta opción se revele especialmente tentadora. Y la principal razón es el precio.

Tiempo atrás podía parecer que ir en barco era cosa de personas adineradas, pero hoy en día alquilar una embarcación puede ser más barato que hacer lo propio con un apartamento e incluso un hotel. Según las características del mismo el coste puede reducirse bastante, ya que existen muchas opciones entre las cuales elegir. 

Además, el barco se puede llevar allá donde se desee, haciéndose posible disfrutar del sol y la playa sin tener que buscar un lugar en el que alojarse. Poder decidir con libertad en cada momento es un gran placer a la hora de viajar. 

A lo que hay que añadir que basta con subirse a bordo de un catamarán para darse cuenta de que una embarcación puede ser especialmente cómoda. Este tipo de barco está consiguiendo un éxito extraordinario en los últimos tiempos, al contar con espacios especialmente amplios, abiertos y confortables. En los catamaranes podemos encontrar camarotes amplios y donde el usuario puede disfrutar de su intimidad con todas las comodidades.