Ven en la digitalización un escenario ideal el emprendimiento femenino

Teresa M. Alarcos, consejera Independiente y presidenta de WstartupC, afirma que con el aceleramiento de los procesos de digitalización a raíz de la pandemia del coronavirus, se presenta “el mejor escenario para animar a todas las mujeres que tienen la vocación de ser emprendedoras, de que sepan que no van a estar solas en esta carrera de fondo, que van a tener apoyo, modelos y, sobre todo, mucho talento referente para hacer realidad su sueño”.

Así lo ha expresado ante inversoras y emprendedoras en el lanzamiento del Chapter de Catalunya de la Comunidad WstartupC, cuya misión es cerrar la brecha de género en emprendimiento digital y en inversión en el sector TIC, en tanto que podremos encontrar sólo un 2% de fundadoras  y un 14% de cofundadoras. Y esto, en pleno siglo XXI, no puede ser…

Según el informe Atomica, las startup TIC fundadas o cofundadas por mujeres son un 63% mas rentables, pero, a pesar de estos datos, la realidad es que persiste una baja presencia de talento femenino en el sector.

Alineadas con el ODS 5 de naciones Unidas, Wstartupc se propone la misión de dar visibilidad a ese talento emergente, a sus proyectos y a los perfiles inversores que apuestan por ello.

En este evento, inaugurado por Joana Barbany, directora general  de Innovación de la Generalitat de Catalunya, Nuria Salan, presidenta de la Societat Catalana de Tecnologia, moderó la mesa donde se habló de la necesidad de visibilizar el talento emprendedor existente y sus modelos de negocio disruptivos, que dan y crean mucho valor en la sociedad.

La industria del emprendimiento, según según el WEF (World Economic Forum), es de 2.8 billones de dólares, y si se contase con el talento de las mujeres, integrado en esta industria, se “ensancharía notablemente” este sector, en tanto que se generaría más riqueza, desde el efecto sinérgico de sumar puntos de vista distintos, que contribuirían a integrar esta población, de pleno derecho, en la Industria 4.0. Esto es lo que puso de manifiesto en el evento.

“Debemos pedir, insistir y perseverar (#método PIP) de forma inclusiva”, afirma Helena Torras, inversora y emprendedora, y “hemos de aprovechar las oportunidades de liderazgo que se nos presenten, diciendo sí a las invitaciones para participar en paneles, pues el networking es “working”, al fin y al cabo”.

“Debemos tener firmeza y ambición”, ha indicado Ana Pérez, cofundadora de Forest Chain, quien agregó que “los proyectos deben explicarse de forma clara, dando las métricas necesarias, y trasladando que nos vamos a dejar la piel, si es preciso”.

Laura Gómez, la panelista más joven, autodidacta, contó cómo en su primer proyecto aprendió de sus errores y sacó provecho de ello, de modo que después de ese aprendizaje se ha convertido en la CEO y cofundadora de Catevering, que ha adaptado su startup a la nueva realidad.

Por otro lado, Marta Vallés, cofundadora de Vottun, que se basa en la trazabilidad de blockchain, indicó que ha tenido la oportunidad de liderar muchas presentaciones en eventos y premios, con instituciones públicas, y ha podido actuar como rol model para las siguientes generaciones.

María José Antelo, cofundadora de Pislow, especialista en Tecnología y retail en moda, insistió en la necesidad de que se anime a más mujeres hacia las ingenierías TIC, ya que el 95% de los CVs que reciben para puestos técnicos en su entorno, son masculinos.

Los siguientes pasos y oportunidades, según han acordado unánimemente las participantes del panel, parten de la unidad de la comunidad local con la global, para conectarla y hacerla más grande en herramientas de networking y buenas prácticas, ya que es una buena estrategia para crear cantera, desde la evidencia de que, sumando talentos y puntos de vista de mujeres y hombres, lograremos la construcción de soluciones para modelos mucho más complejos .

Para finalizar, Montse Guardia, DG de Blockchain Alastria, puso el broche a esta actividad hablando de la necesidad imperiosa de consolidar una sociedad inclusiva, donde todos los perfiles, en la diversidad, puedan tener su protagonismo, sin polaridades.