Artículo Por Ana Lacasa Negocios y Empresas Mzo 13, 2023

La caída del Silicon Valley Bank paso a paso

La historia es un fenómeno pendular, y la economía también. Si en 2008, la gran crisis económica en la que se sumergieron muchos países empezaba con la intervención del estado de uno de los bancos más importantes del mundo, en Estados Unidos, ahora la situación es similar pero se ha centrado en un banco dedicado, sobre todo, a startups. Y es que el Silicon Valley Bank ha sido intervenido por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por sus siglas en inglés) debido a las dudas sobre su liquidez y solvencia, lo que ha provocado el temor a una posible crisis económica mundial como la que vivimos a partir de 2008.

El anuncio de esta decisión tuvo lugar el pasado viernes, pero todo comenzó a fallar el pasado miércoles, cuando el Silicon Valley Bank anunció que había vendido un montón de valores con pérdidas y que vendería 2.250 millones de dólares en nuevas acciones para apuntalar su balance. Esto provocó el pánico entre las firmas clave de capital de riesgo, quienes supuestamente aconsejaron a las empresas que retiraran su dinero del banco.

Al día siguiente, el jueves, las acciones de la compañía se desplomaron, provocando un efecto dominó ya que otros bancos se vieron arrastrados.

Ya el viernes, las acciones de este banco se detuvieron y se abandonó los esfuerzos para recaudar capital rápidamente o encontrar un comprador. Otras acciones bancarias también se detuvieron temporalmente el viernes, incluidas First Republic, PacWest Bancorpo y Signature Bank.

El organismo de control estadounidense decidió intervenir el viernes, pero lo hizo de una manera inusual, ya que normalmente suelen esperar a que el mercado haya cerrado para intervenir.

El director ejecutivo de Better Markets, Dennis M. Kelleher, escribió en declaraciones recogidas por CNN que “la condición de Silicon Valley Bank se deterioró tan rápido que no pudo durar ni cinco horas más”, añadiendo que “esto se debe a que sus depositantes estaban retirando su dinero tan rápido que el banco se declaró insolvente y un cierre intradiario era inevitable debido a una corrida bancaria clásica”.

El declive de este banco se debe, en parte, a las agresivas subidas de tipos de interés de la Reserva Federal durante el año pasado.

Las tasas más altas afectaron sobre todo a la tecnología, socavando el valor de las acciones tecnológicas y dificultando la recaudación de fondos, lo que provocó que muchas firmas tecnológicas retiraran sus depósitos en el banco de Silicon Valley para financiar sus operaciones. Esto provocó que Silicon Valley Bank tuviera que buscar formas nuevas para poder cumplir con los retiros de sus clientes.

Para financiar estos reembolsos, el banco vendió el miércoles una cartera de bonos de 21.000 millones de dólares, que consiste principalmente en bonos del Tesoro de Estados Unidos. La cartera le estaba dando un promedio de 1,79 por ciento, muy por debajo del rendimiento actual del Tesoro a diez años de alrededor de 3,9 por ciento. Esto obligó al banco a reconocer una pérdida de 1.800 millones de dólares, que necesitaba cubrir mediante un aumento de capital.

Wall Ademeyo, subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, llamó a la tranquilidad diciendo que “los federales están prestando atención a esta institución financiera en particular y cuando pensamos en el sistema financiero en general, tenemos mucha confianza en la capacidad y la resistencia del sistema”.

Debido a la alarma que se ha creado, la Reserva Federal de Estados Unidos acaba de anunciar en un comunicado conjunto con el Departamento de Estado de Estados Unidos y la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), agencia gubernamental encargada de la intervención del Silicon Valley BAnk, un plan para que todos los clientes del Silicon Valley Bank recuperen sus depósitos, lo que supone una decisión sin precedentes desde la crisis del 2008. Este organismo también ha informado de que creará un instrumento de emergencia respaldado por una garantía de 25.000 millones de dólares al que podrán acudir otros bancos con problemas. Por tanto, todos los clientes de este banco estarán cubiertos y asegurados.

Y es que esta bancarrota ya tiene sus consecuencias. En Reino Unido, el HSBC, en coordinación con el gobierno británico, ha dicho que van a comprar la filial británica de Silicon Valley Bank.

Esta situación, considerada como una de las mayores quiebras bancarias desde el 2008 y una de las más importantes en la historia de Estados Unidos, se trasladó a los mercados de valores de Europa, que han visto las consecuencias. De hecho, en España el Ibex 35 sufrió una de las caídas más fuertes de los últimos dos meses. Similares situaciones vivieron en Londres, París, Milán o Frankfurt donde sus principales bancos sufriendo caídas importantes.

Publicado por Ana Lacasa
Responsable de Redes Sociales y redactora de TodoStartups
Recomendados
Deberías leer
Patrocinados