La morosidad, la enfermedad “incurable” para pymes y autónomos

¿Cómo debe un emprendedor utilizar a su Asesor Fiscal?

La morosidad en España es un deporte nacional, parece que la impunidad ante estás, poco nobles prácticas, contribuye a que aquellos alumnos aventajados de lo ajeno, proliferen. Un moroso no deja de ser un ladrón que en lugar de quitarte lo que tienes, no te da lo que es tuyo.

En España los datos sbre morosidad son cada día más alarmantes. Para un autónomo o emprendedor, salir adelante con su empresa, ya es algo dificultoso;papeleo, burocracia, inversiones, créditos y luego, viene un “listillo” o varios…y te la lía. ¿Es la ley lo sufientemente dura con las personas que actúan de este modo?

En España el 56% del tejido empresarial cobra sus facturas en plazos de pago superiores a los 60 días máximos que marca la Ley de Morosidad- menuda ley protectora-  y que en el caso de las administraciones públicas reduce la obligación de pago de las facturas a 30 días- principal organización que debería velar por los intereses de todos-.

Esta es una de las principales conclusiones del Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, elaborado por el Observatorio de Cash Management, que impulsan Crédito y Caución, Iberinform y el IE Bussines Scholl. Un informe en el que se revela también que 65.000 empresas de nuestro país están hoy en “riesgo extremo de supervivencia”, ya que soporta tasas de impago superiores al 10 por ciento de su facturación total. Unas cifras que colocan en un lugar poco atractivo para muchos empresarios que dependen de una sola factura y si esta no llega, su negocio está en vías de desaparición.

Estos datos complementan los resultados del Barómetro de Prácticas de Pago en Europa Occidental, en el que se revela que el 44 por ciento del valor total de las facturas emitidas en España resultó impagado en la fecha de su vencimiento. SI comparamos estos datos con los  países de nuestro entorno y similitudes financieras, nos coloca en un pésimo lugar, concretamente es el tercero más elevado de la Unión Europea, después de Italia y Grecia , con un 45 y un 50 por ciento, respectivamente, mientras que la media de la Unión está en el 40 por ciento.

Si nos centramos en los plazos que “cumple” la administración pública , nos podíamos llevar las manos a la cabeza. La media de pago se eleva a 154 días en el pago a sus proveedores españoles, computados desde la fecha de emisión de la factura hasta su cobro efectivo, y ésta cifra  triplica los 58 días de media en los pagos de la UE, y se sitúan a la cabeza de la morosidad en Europa Occidental.

En conclusión, en España parece que se facilita la proliferación de la morosidad, que autónomos y pymes tienen que enfrentarse ante esta práctica sin el apoyo de las administraciones públicas, que por otro lado, son malas pagadoras también.

Director de comunicación, especialista en estrategias y operaciones. Me dedico a asesorar a autónomos y pequeños empresarios en Asesores Low Cost, intentando resolver necesidades, potenciar aptitudes y marcar el camino del éxito de quién lo necesite